DocumentaMadrid Inauguración: Chante ton bac d´abord

CHANTE TON BAC D´ABORD- WE DID IT ON A SONG (David André, 2014)

“Nadie es serio a los 17”

El documental escogido para inaugurar la 12ª edición de DocumentaMadrid es una clara declaración de intenciones: puede que la realidad haya sido más de mil veces explorada, pero siempre habrá algo que permita presentarla y percibirla de forma diferente.

Los protagonistas de Chante ton bac d´abord son una arquetípica pandilla de adolescentes de 17 años que se enfrentan al último año de instituto en Boulogne-Sur-Mer, una pequeña ciudad costera castigada por la crisis y el paro. El documental se acerca a la vida y a la familia de uno de los chicos para escucharlos y dejarles compartir sus miedos, sus sueños, sus debates internos… todo lo que quieran expresar acerca de sí mismos, sus circunstancias y sus expectativas, aunque con una particularidad: cantando sobre ello.

Contando con la presencia de Gäelle (la adolescente con alma de artista) como centro narrador, Chante ton bac d´abord transita entre el conflicto generacional provocado por las expectativas de unos padres que, en ese contexto de ciudad sin expectativas temen (o no lo hacen en absoluto) por el porvenir de sus hijos y la lucha interna que en la adolescencia lleva a estos a debatirse entre la practicidad y la ingenuidad, a planear su futuro o disfrutar de su presente.

Con un tema que es tanto identificable por todos como ampliamente tratado en el cine, el documental cuenta con las canciones como elemento sorpresa, otorgando a las letras (compuestas por los propios chicos en colaboración con el director) e interpretaciones el poder de revelar aspectos de los protagonistas que ellos mismos no se atreven a confesar en alto o, incluso, a compartir en ese círculo de seguridad que conforma la pandilla de amigos. Y aunque hay resquicios de drama y complicaciones en algunas de sus historias, las canciones y la construcción de las secuencias parecen estar dirigidas en su mayoría a sonsacar la sonrisa y la complicidad del espectador, ya sea por la ingenuidad de ciertos comportamientos o por lo absurdo de los mismos (y aquí también se incluye a los padres). André demuestra así su elección por crear una obra amable que, como la mayoría de los chicos, parece (de forma consciente) no querer tomarse demasiado en serio a sí misma pero que, al mismo tiempo, consigue captar la dualidad de una edad en la que lo que importa no siempre coincide con lo que se aparenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: