Concerning Violence (Göran Hugo Olson, 2014)

concerningviolence_ viernesdocumental.com

“Colonialism is violence in its natural state”

Cuando el policía que mató a Michael Brown quedó en libertad, la ciudad de Ferguson salió a la calle a protestar. Junto a las manifestaciones pacíficas, edificios y coches patrulla fueron incendiados, se rompieron escaparates y se saquearon establecimientos. Puede que estas acciones se deban principalmente a actos de exaltados a los que cualquier excusa les resulta válida para provocar el caos. No obstante, también podrían ser actos extremos de rebeldía y de desprecio motivados por la humillación y el acoso que sufre a diario la población negra en una sociedad y un sistema del primer mundo que, lejos de considerarlo un igual, le rebaja y le niega oportunidades. Como establece a grandes rasgos la teoría de Frant Fanon, el soldado y psiquiatra nacido en Martinica que escribió en 1961 “Los condenados de la tierra”, la obra sobre el colonialismo de la cuál extrae el discurso Concerning Violence, para muchos la violencia (de cualquier tipo) solo se combate y se vence con más violencia.

Concerning Violence gira entorno a la realidad del colonialismo en África y las revoluciones que en los años ´70 y ´80 se dieron en distintos países para intentar erradicarlo. Rescatando imágenes de archivo (grabaciones diarias y entrevistas de la época realizadas por un equipo sueco) el documental de Göran Hugo Olsson muestra una panorámica desde las distintas perspectivas de la situación colonial (dominante, dominado y combatientes de ambos bandos- esas nueve escenas del Anti-imperialismo y la Autodefensa a las que alude el subtítulo del documental) que consiguen ser explicadas de manera increíblemente precisa por las premonitorias palabras extraídas de la obra final de Fanon, que son sobreimpuestas en pantalla y enunciadas en el documental con convicción y sentimiento por la cantante Lauryn Hill. Así, funcionando como texto enunciador e imagen probatoria, las realidades en esos distintos países (que, al fin y al cabo, son construcciones artificiales creadas desde Europa) muestran las fases que, según Fanon, la población nativa experimenta antes de ser capaz de luchar por sus derechos: desde la tolerancia a la crueldad y expolio de los colonos hasta su levantamiento y toma de las armas para iniciar la lucha en busca de un futuro justo y propio.

Pese a que cada una de esas nueve secuencias carece de unas referencias contextualizadoras, lo cierto es que las distintas escenas incluidas permiten a nativos y a colonos ser juzgados por sí mismos (desde la poderosa secuencia inicial en la que soldados blancos masacran un puñado de vacas desde los helicópteros, hasta la joven madre negra que, amputada de brazos, amamanta a su bebé), de forma que la ignorancia e intolerancia queda retratada como una increíble consecuencia provocada por el imperialismo y el capitalismo más salvaje, y contra la que no hay posibilidad (que no voluntad) de establecer ningún tipo de diálogo o razonamiento.

Y aunque tanto en el discurso de los líderes revolucionarios nativos como, al final, en las palabras de Fanon hay cabida para la regulación y la no gratuita búsqueda de una sangrienta venganza (de hecho hay un lamento porque la violencia sea precisamente la única opción posible), la virtud de Olsson es la de articular imagen y voz de tal manera que esas llamadas a la violencia (que parece en un principio la única e inevitable vía posible, como demuestran esos fundidos a negro que enmarcan la palabra en pantalla) resultan justificadas y, efectivamente, necesarias para poder acabar con el opresor. Incidiendo en las circunstancias que han favorecido el desarrollo del primer mundo (y de Europa en particular), el documental facilita que el espectador quede compungido y avergonzado por los abusos (decididamente ignorados) que han facilitado su modo de vida, y lo llevan a comprender (al poner ese pasado -muy- reciente en perspectiva) los movimientos y acciones justicieras que exigen la reparación de un daño y de un sistema que, aún a día de hoy (y con tragedias como las de los naufragios en el Mediterráneo llenando escasas páginas de prensa) se limita a dar limosna y no a reparar daños (“no queremos que nos engorden”).

De esta forma, en un 2015 en el que la cultura popular se ha visto obligada a rescatar y traer a la parrilla audiovisual las cuentas pendientes con la igualdad racial (desde Selma a los capítulos especiales de Scandal), Concerning Violence resulta un anterior y necesario revulsivo que trae a colación de una forma certera y directa una deuda mayor todavía pendiente, ya sea en África mediante la persistente explotación de recursos naturales o en lugares como Palestina, con combates diarios acerca de la ocupación de un territorio. Solo cabe preguntarse: ¿dónde prenderá la siguiente mecha?

FICHA TÉCNICA
Título original: Concerning Violence
Año: 2013
Duración: 85 min
País: Suecia
Dirección y guión: Göran Olsson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: