Festival Internacional de Curtametraxes Curtocircuíto: Radar 3

De las dos muestras dedicadas exclusivamente al documental en Curtocircuíto, Radar 3 es quizás la que presente propuestas más adaptadas al espectador al presentar narrativas más reconocibles, más tradicionales. Sin embargo, los temas que tratan son también los que generan un mayor impacto, los que muestran una realidad más cruda. Y es que cuando un teatro se queda en completo silencio las 5 veces en las que los créditos funden a negro, es que hay algo que se ha conseguido.

LA REINA (MANUEL ABRAMOVICH, 2013)

¿Qué podemos decir de La Reina que no hayamos dicho ya? Los visionados no empequeñecen este documental que sigue removiendo sentimientos de cada una de las nuevas audiencias ante las que se presenta, gracias al desencuentro entre Memi, una niña encerrada entre lo que quieren y lo que quiere, y su entorno, que profesa un amor desmedido por el Carnaval, el espectáculo y las luces y sombras que conlleva.
Podéis leer nuestra crítica completa aquí: La Reina.

IMRAAN C/O CARROM CLUB (Udita Bhargava, 2014)
carromImraan tiene once años, pero ya ayuda a regentar uno de los muchos clubs de juego que hay en Malwani. Aquí, jóvenes y adolescentes se reúnen para jugar al carrom y, de paso, fumar y colocarse mientras pasan sus ratos y sus días. Entusiasmado por la presencia de la cámara, Imraan interactúa con el equipo e intenta agradar a sus amigos y clientes invitándoles a que se presenten y cuenten sus vidas para el documental. Sin demasiado pudor, cada uno cuenta sus aspiraciones, sus drogas favoritas y sus impresiones sobre el mundo. Su futuro es el mismo que acompañará también a otros miles de niños sin recursos que viven en los slums.
Pese a lo decadente y a lo claustrofóbico del lugar, Bhargava, la directora del corto, consigue retratar un espacio que resulta enigmático y magnético; un lugar en el que los adultos solo aparecen para cobrar el alquiler y en el que estos adolescentes ya se demuestran desencantados con unas vidas encaminadas al disfrute de la seducción del lado perverso de la vida. Ellos pasan el rato como hombres, pero no se dan cuenta de que Imraan sólo es un niño.

L´ESTHÉTIQUE SÉCURITAIRE/1: UN ENTRAÎNEMENT POUR LES TOURISTES (Ariane Arlotti, 2014)

Concebido dentro de la obra Destination Checkpoints, Arlotti se introduce dentro de la imaginería del control reflexionando, en este caso, sobre la el turismo de seguridad que tan popular se ha vuelto en un Estado que esgrime como uno de sus principales argumentos el de la defensa contra el enemigo.
Como dentro de un vídeo familiar que le transporta a sus pasadas vacaciones, Estética de Seguridad/1 introduce al espectador en este campo de atracciones para el enfrentamiento del adversario. Familias, niños, judíos ortodoxos… todos aprenden a identificar y aniquilar objetivos en clases prácticas en las que reina un ambiente a medio camino entre la anécdota y la risa tonta, y la adrenalina que provoca el saberse portador de un arma que es capaz de matar (a terroristas, nada menos).
Aunque el documental parece no terminar de funcionar aislado del resto de obras a las que acompaña, no deja de funcionar bien como introducción a un tema que seguro que merece un debate posterior a su visionado.

ESCORT (Guido Hendrikx, 2014)

Frente a situaciones injustas, lo habitual es ponerse del lado del débil, conocer su versión y compartir su punto de vista. Poniendo el punto de partida en las numerosas deportaciones que los Países Bajos llevan a cabo cada año (motivadas en la mayoría de los casos por motivos burocráticos y no criminales), el acierto de Escort es el de acercarse, en este caso, a quien ostenta la posición de poder, localizando a sus protagonistas entre los alumnos que se preparan para ser escoltas de los deportados. No obstante, la posición dominante de estos alumnos es engañosa: los protagonistas son personas a quienes su futura profesión les genera unos serios dilemas morales.
Acompañándolos durante sus tres semanas de entrenamiento, una realización muy centrada en gestos, en miradas y en reacciones muestra la diferencia que supone el paso de unas clases teóricas a la vida real, y la complejidad que comprende el intentar mostrarse “humano” cuando eres el malo en la historia de aquellos a quienes acompañas. Es la dificultad de ser el último eslabón de un engranaje en el que no tienes ningún poder.

SHIPWRECK (Morgan Knibbe, 2014)
SHIPWRECK_webGanador del Premio Pardino d´Argento en la pasada edición del Festival del Film de Locarno, este documental es, de los 5 proyectados, el que más se aleja del esquema de pura observación y concede un pequeño espacio para la puesta en escena, sin que ello reste valor o credibilidad a la propuesta. Comenzando con el acompañamiento a Abraham, un hombre que camina entre los restos de las barcazas destrozadas por un naufragio, su voz susurrante relata a cámara su experiencia más amarga, que lo identifica como uno de los pocos supervivientes de la tragedia ocurrida en Lampedusa hace apenas un año. Poco a poco comparte con el espectador cómo sus amigos, conscientes de que no llegarían a la costa, fueron despidiéndose de él confiándole la misión de contar su historia.
Con la imagen oscilando como olas de mar, el relato de Abraham es interrumpido por imágenes que muestran la preparación del transporte marítimo de los féretros de los fallecidos, y por el caos, los gritos y la histeria de los familiares que quedan en tierra. Hay cámaras, hay policías, pero no hay reproches, solo lágrimas. Finalmente, llega la noche y un silencio que, ahora, los iguala a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: