The Armstrong Lie (Alex Gibney, 2013)

the armstrong lie- viernesdocumental.com

“No es una historia de ciclismo. Es una historia sobre el poder”

Lance Armstrong fue considerado en la década de los 2000 como uno de los mejores deportistas de todos los tiempos y como uno de los más queridos por la sociedad estadounidense. Había sobrevivido con éxito al cáncer, ganado siete veces el Tour de Francia y su fundación para recaudar fondos contra la enfermedad había recaudado miles de millones de dólares. Aunque la sombra del dopaje siempre le había perseguido, tras un retiro voluntario se propuso en 2009 correr el Tour una vez más, y ese fue el comienzo del fin.
Cuando el escándalo del dopaje estalló, Alex Gibney  (Enron, los tipos que estafaron América, 2005) estaba inmerso en la postproducción del documental acerca del regreso del ciclista y, defraudado, abandonó el proyecto. Años más tarde, tras la famosa entrevista con Oprah, Armstrong decidió (o necesitó) contar su verdad y Gibney retomó su viejo proyecto. Ahora, con una nueva perspectiva.

El hecho de que de The Armstrong Lie surja de un proyecto anterior aporta a este documental una enorme cantidad de material y un acceso a Armstrong y a su entorno que sería muy difícil de conseguir de haberse planteado su realización a raíz del escándalo del dopaje. Presentando una estructura circular, el documental se centra en contar la historia del ciclista desde sus inicios hasta su descenso a los infiernos (tanto mediáticos como deportivos). Sin embargo, aunque Armstrong sea el protagonista y sea él quien explique a cámara sus realidades y sus mentiras, el relato parte del propio director: tras ese primer intento fallido The Armstrong Lie es una nueva manera de reparar su orgullo herido como cineasta burlado (en un momento del metraje Gibney confiesa: “Armstrong también quería dominar mi documental mintiéndome a la cara”) y también una forma de encontrar respuestas al fraude de Armstrong, las mismas que busca el resto de la gente. Viendo el documenta en perspectiva, quizás que se descubriese la verdad sobre Armstrong fue lo mejor que le podría haber pasado a Gibney: la historia sobre un héroe que surge y triunfa desde su retiro no tiene comparación con asistir en primera persona a su caída a los infiernos.

Una de las cuestiones que Gibney se plantea ya desde su primer intento de documental es por qué Armstrong, retirado y con su prestigio y fama aún intactos (por lo menos de cara al gran público), decide volver una vez más a la carretera. La respuesta de Armstrong es sencilla y clara: demostrar que podía conseguirlo una vez más (ahora, limpiamente). Ambición y orgullo en estado puro: basándose en numerosas declaraciones (específicas para The Armstrong Lie o provenientes de archivo en entrevistas o intervenciones), Armstrong queda retratado como una persona fuerte, capaz y con necesidad de poseer y ejercer poder. Armstrong alcanzó la cúspide y lo tuvo todo: podía comprar lo que quería, financiar lo que quería y dominar lo que quería. También a amigos y a enemigos. El documental no se niega a mostrar la cara soberbia del ídolo (quizás por ese despecho al orgullo burlado de Gibney) y permite al espectador contemplar cómo Armstrong vive en un mundo que le consiente estar por encima del bien o del mal, manejando a otros ciclistas durante las carreras o humillando públicamente a quienes lo desafían e inculpan.
No obstante, durante el metraje Gibney también confiesa su simpatía hacia su protagonista y, centrándose en la mentira que Armstrong mantuvo durante años (y en cómo una y otra vez negaba las pruebas en su contra), The Armstrong Lie no permite que caiga toda la culpa sobre sus hombros. A través de entrevistas con doctores, autores, periodistas y deportistas, se radiografía desde dentro un deporte en el que parece que todos (desde organismos hasta corredores) por distintas razones e intereses, se ven obligados a quebrantar las reglas: el mismo Armstrong es incapaz de considerarse culpable en un juego en el que todos (cree que) hacían trampas. Liderado por el doctor Michele Ferrari (absuelto por la Justicia italiana), el documental muestra al espectador un complejo sistema de dopaje que fue evolucionando paralelamente a las técnicas para su detección. Predominando una ley del silencio que es implacable contra quienes lo rompen, el problema de Armstrong aparece cuando, en su ansia por volver a ser el líder, su mentira no es capaz de sostenerse por más tiempo y nadie parece ya tener interés en encubrirle.

The Armstrong Lie muestra lo mejor y lo peor de Armstrong. Mostrando su cara más desconocida, el documental se convierte en el retrato de un héroe que es incapaz de prever su caída y que, aun en sus momentos más bajos, no puede evitar mentirse a sí mismo e intentar devorar a los demás. Es la crónica de su muerte anunciada.

the armstrong lie- viernesdocumental.com

FICHA TÉCNICA

Título original: The Armstrong Lie
Año: 2013
Duración: 122 min
País: Estados Unidos
Dirección: Alex Gibney
Guion: Peter Elkind
Fotografía: Ben Bloodwell
Productora: Jigsaw Productions

Tráiler

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: