Blackfish (Gabriela Cowperthwaite, 2013)

Blackfish- viernesdocumental.com

“Si usted estuviera en una bañera durante 25 años, ¿no cree que estaría un poco molesto?”

En estos últimos días del 2013, listas con las películas favoritas del año inundan todos los medios de comunicación de cine. De entre los documentales que consiguen colarse entre lo más valorado, hay dos que destacan especialmente. Hoy nos centramos en el primero de ellos: el documental Blackfish.

Sin.: Después de la última muerte que ha causado Tilikum, una orca de uno de los centros de SeaWorld, la Occupation Safety &Health Administration denuncia a SeaWorld Corporation acusándola de provocar inseguridad laboral para con sus trabajadores. A través de la reconstrucción de partes del juicio y del recorrido por la vida de Tilikum, Blackfish analiza y denuncia las terribles consecuencias que puede provocar el cautiverio de estos animales acuáticos.

Tomando como excusa la muerte de una de las entrenadoras de Tilikum, Dawn Brancheau, Blackfish intenta proporcionar al espectador la mayor cantidad de datos posibles acerca de las orcas para que pueda comprender el origen y el por qué de la situación a la que se ha llegado. Desde el principio el documental se posiciona como un alegato en contra de la explotación de los animales y, en concreto, contra SeaWorld (el hecho de que ningún miembro de la empresa quisiera participar en el documental potencia esta sensación); sin embargo, en vez de convertirse en un ataque a SW basado precisamente en lo personal (la inseguridad de sus trabajadores), Blackfish opta porque el espectador comparta el punto de vista de las orcas, humanizándolas, para que se posicione junto a ellas frente al gigante corporativo: no son las terribles asesinas sino víctimas de la situación. Para ello, el documental utiliza todo el material que tiene a su alcance (los anuncios televisivos de SW, imágenes emitidas por los medios de comunicación, infografías, audios, entrevistas e imágenes de videoaficionados) y divide sutilmente su estructura en dos partes que se intercalan y complementan: la que intenta explicar la naturaleza y el comportamiento de las orcas (con una gran influencia -en imagen y construcción del relato- con los documentales de naturaleza clásicos) y otra centrada en los intereses económicos que las rodean (y sus consecuencias).

Jugando muy cuidadosamente con el tempo (tanto de visionado como en la enunciación y construcción del relato), el documental intenta dosificar la información para jugar con el espectador y sus expectativas (casi a modo de thriller). Así, Blackfish utiliza las entrevistas para basar su estructura y para comunicar la información al público (tanto acerca de los animales, los sucesos o el funcionamiento de SeaWorld). Potenciando los primeros planos en los que ex- cuidadores y cazadores muestran su arrepentimiento por sus acciones, son los testimonios los que consiguen que el espectador empatice con los animales y entienda su desesperación y dolor.
Del mismo modo, el otro pilar en el que se apoya Blackfish son las imágenes de videoaficionado en las que se ven los ataques en directo (escenas que pasan en segundos de ser registro de momentos familiares a testigos del drama). Aunque la necesidad de incluir los vídeos en el documental podría calificarse desde fuera como morbosa, lo cierto es que aportan veracidad y tensión al relato frente al discurso oficial de SW: los parques y su realidad no son lo idílicos y felices que prometen ser ni para sus empleados ni para los animales a su cargo.

Blackfish se convierte así en un documental de denuncia que busca la reflexión y la complicidad por parte de un público que es, gran medida, causante del problema. Aunque hable de ellas, Blackfish no se centra en la pérdida de vidas humanas y en sus consecuencias (impacto en los testigos, alteración de la vida de los familiares…) sino que consigue de alguna manera redimir a esas víctimas (por su condición de partícipes y cómplices del cautiverio de los animales) y movilizar a la audiencia hacia su causa.

Blackfish- viernesdocumental.com

FICHA TÉCNICA

Título original: Blackfish
Año: 2013
Duración: 83 min.
País: Estados Unidos
Direccción: Gabriela Cowperthwaite
Guion: Gabriela Cowperthwaite y Eli Despres
Música: Jeff Beal
Fotografía: Jonathan Ingalls, Chris Towey
Productora: Gabriela Cowperthwaite, Manuel Oteyza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: