Stories We Tell (Sarah Polley, 2012)

stories we tell- viernes documental

“When you´re in the middle of a story it´s not story at all, it´s only confussion”

Muchos conocen a Sarah Polley por su trabajo como actriz. De hecho, en España la conocemos especialmente por sus trabajos para Isabel Coixet como protagonista de Mi vida sin mí (2003) o La vida secreta de las palabras (2006). Sin embargo, Polley ha demostrado también su solvencia como directora de largometrajes de ficción o de documentales como el que nos ocupa hoy, Stories We Tell. En este documental Polley intenta reflexionar sobre la construcción de la memoria y las verdades personales utilizando como punto de partida a su madre, Margatet Diane Atwood, fallecida cuando Polley tenía 11 años. Pudiendo convertirse en uno de los muchos documentales que intentan reconstruir la vida de alguien que ya no está, Stories We Tell tiene algo que lo hace diferente: no es sólo una biografía, es la excusa para que Polley lidie con su propio pasado y su propia historia.
* Aunque lo que sigue no tiene spoilers, recomendamos el visionado del documental antes de leer ninguna crítica. Como ocurre con Searching for Sugarman, se disfruta más cuanto menos se sabe sobre ella.

Diane Atwood fue una popular actriz canadiense que se vio obligada a elegir numerosas veces entre su vida como ama de casa convencional y la excitación y los retos que quería conseguir. Al haber fallecido a causa de un cáncer cuando Polley era aún una niña, la mayor parte de la imagen que la directora y actriz conserva de su madre proceden de lo que familiares y amigos le han contado. Encontrando en ellos muchos interrogantes, Polley decide reunirse con todas las personas que trataron a su madre para intentar conocerla mejor. En este viaje a través de los recuerdos de los demás, la directora descubre la verdad sobre su propia vida.

SWT es el resultado de un largo proceso de revelación y asimilación personal y familiar (el proceso natural de producción y grabación duró cinco años), realizado a partir de entrevistas y vídeos familiares (reales o creados -con actores- para ilustrar la vida de Atwood). Así, aunque la historia de fondo sea la reconstrucción de la vida de la madre de la directora, SWT cuenta también con varias tramas diferentes y directamente relacionadas dentro del relato: primero, el proceso de “investigación” de Polley, en el que obtiene diferentes respuestas sobre cómo era su madre a pesar de realizar siempre las mismas preguntas a todos los entrevistados (sus hermanos, amigos de Atwood…); segundo, las consecuencias que provoca toda la nueva información que recibe Polley (las revelaciones no sólo le afectan a ella -y a la forma que toma el documental-, sino que tienen repercusión en la vida de su padre y de sus hermanos); por último, la propia grabación del documental acaba por interferir en la historia bien cuando le recriminan a la directora que el documental solo puede traer confusión a la familia, o bien a través de la propia puesta en escena, que rompe la 4ª pared haciendo a todos los entrevistados conscientes del proceso de grabación.

A pesar girar en torno a un tema tan complicado y delicado como es el de la familia, la naturalidad y libertad dominan el tono de STW. Siendo la mayoría de los interlocutores gente de confianza de la directora, se abordan con naturalidad y franqueza cuestiones como el sexo, el significado de la lealtad, la pérdida de los hijos, la muerte o los miedos personales. Sin embargo, mientras que los entrevistados relatan ante la cámara sus sentimientos sin pudor, Polley siempre rompe los momentos más emotivos y reales en los que se habla de ella utilizando el artificio del documental para poder distanciarse de su propia historia (pidiendo que repitan las frases, moviendo la cámara…), como si utilizase la grabación como excusa para no enfrentarse a las certezas que tiene ante ella y poder conservar el control de la situación. Aún así, SWT está lejos de ser un drama absoluto: las bromas de los interlocutores y las propias narraciones de Polley y de su padre Michael ofrecen momentos de distensión (enfatizados por la música, con clara influencia de las comedias de cine mudo) que, lejos de desviar la atención de la historia, ayudan a comprender mejor la complejidad y los motivos de Atwood.

Stories We Tell es un documental que gana y sorprende según avanza el metraje. Destacando la parte más humana de cada uno, este documental es un precioso retrato de la relación padre e hija entre Michael y de Sarah Polley. Recuerda que cada familia, y cada persona tiene una parte privada, y que es decisión de cada uno cómo aceptar lo que ocurre. Y, sobretodo, es una reflexión acerca del artificio que es la vida, el documental y nuestra propia memoria que, lejos de ser objetiva, se construye involuntariamente con lo que cada uno elige conservar.

stories we tell- viernes documental

FICHA TÉCNICA

Título original: Stories We Tell
Año: 2012
Duración: 108 min.
País: Canadá
Director: Sarah Polley
Guión: Sarah Polley
Música: Jonathan Goldsmith
Fotografía: Iris Ng
Productora: National Film Board of Canada (NFB)

Anuncios
Comments
4 Responses to “Stories We Tell (Sarah Polley, 2012)”
  1. hans lujan dice:

    donde puedo verlo?¡’

  2. Marisol dice:

    Hola. Muy buena tu sintesis pero la madre se llama Diane. Margaret Atwood es una escritora canadiense, y el documental empieza mencionando unas lineas escritas por ella, por eso se menciona su nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: