Nostalgia de la luz (Patricio Guzmán, 2010)

nostalgia de la luz- viernes documental

“La memoria tiene fuerza de gravedad. Siempre nos atrae”

Patricio Guzmán es uno de los documentalistas contemporáneos más influyentes. De hecho, recientemente ha sido nombrado miembro de la Academia de Hollywood. De todos los temas que trata en su amplia filmografía, hay dos fundamentales que siempre acaban apareciendo en buena parte de su obra. Por una parte, está Chile y el esfuerzo por recordar y reconocer las consecuencias que provocó el Golpe Militar de 1973 en la sociedad; por otro lado está la astronomía, ciencia que busca encontrar respuestas sobre el universo.
En Nostalgia de la luz, Guzmán se acerca a uno de los pocos lugares (quizás el único) en el que estas dos “obsesiones” del director comparten tiempo y espacio: el desierto de Atacama, situado al norte de Chile.

El desierto de Atacama es un lugar especial: debido a su situación y altitud, es el único lugar del mundo sin humedad, lo que le ha permitido conservar en su interior tesoros para historiadores y arqueólogos (como meteoritos, fósiles y pinturas rupestres). Por otra parte, esa falta de humedad le da al cielo una transparencia tal que el desierto es el destino habitual para los más punteros astrónomos y para el establecimiento de centros de investigación desde antes de los ´70.
Pero Atacama no solo es importante por permitir el estudio del pasado más remoto. En el siglo XIX y durante la Dictadura de Pinochet el desierto fue refugio, cárcel y cementerio de mineros esclavizados y de opositores al Régimen. Todos compartieron el mismo espacio, aunque con distinta suerte: mientras que los mineros descansan en tumbas identificados, de los presos políticos sólo quedan fragmentos de huesos maltratados que los familiares de los desaparecidos aún se esfuerzan por encontrar.

Pese a que pueda parecer en un principio que estos hechos relatados sólo se conectan entre sí por su alusión al pasado, Nostalgia de la luz demuestra que todos encierran las mismas preguntas, y es que aunque el documental comienza como una narración personal, es en realidad es un ensayo acerca de la búsqueda y la necesidad de respuestas. Astrónomos, arqueólogos, detenidos en el campo, familiares de desaparecidos, víctimas colaterales… todos viven en un presente incompleto y falto de certezas, en una Chile que se esfuerza en explicar lo que ha ocurrido hace millones de años y que estudia los restos de los pastores precolombinos pero que decide ignorar lo que ha ocurrido en el último siglo y rechaza a quien busca a los muertos de la Dictadura. Es por esto por lo que, a pesar del protagonismo absoluto del desierto de Atacama (pues de él parte todo) y de que sea la voz de Guzmán la que guía el documental, son los entrevistados los que provocan las reflexiones del discurso y del espectador.

Teniendo a su favor la especial luz del desierto y la inmensidad del cosmos, el planteamiento audiovisual de NDLL se basa en imágenes de gran fuerza (las fotografías espaciales, los planos de los telescopios, las rocas…) que funcionan tanto integradas en la historia como también en solitario, como conectores o pausas entre las distintos temas e intervenciones. En contraste, las entrevistas se filman se manera sencilla, con primeros planos que captan las intervenciones sin cortes y sin una excesiva preocupación formal (en los lugares de trabajo o casas y a menudo sin profundidad de campo).
En NDLL cobra también mucha importancia el sonido ambiente, que registra desde las intervenciones del propio Guzmán (dialogando con los entrevistados o captando sus en la pisada en el desierto, como ya ocurría en Salvador Allende -2004-) y, sobre todo, el sonido que producen los elementos propios de las escenas: el telescopio, el viento, la arena del desierto, los ordenadores… son sonidos que, aunque a diario nos pasen desapercibidos, tienen la suficiente importancia contextual e histórica como para merecer ser registrados.

Nostalgia de la luz es un documental sosegado y a la vez, potente. No sólo destaca por la espectacularidad de sus imágenes o por la forma de conectar la realidad, sino también por recordar lo necesario de la memoria en la sociedad actual. Por reconocer el drama y dignificar la tragedia y a quienes la padecen. Y por mostrar que la vida es cíclica: la energía (y la vida) no se destruye ni desaparece, sólo se transforma.

nostalgia de la luz- viernes documental

FICHA TÉCNICA

Título original: Nostalgie de la lumière
Año: 2010
Duración: 90 min
País: Francia
Director: Patricio Guzmán
Guión: Patricio Guzmán
Música: Miguel Miranda, José Miguel Tobar
Fotografía: Katell Djian
Productora: Coproducción Francia-Alemania-Chile; Blinker Filmproduktion / WDR / Cronomedia / Atacama Productions

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: